Publicidad
Economía · 30 de Abril de 2020. 22:05h.

CaixaBank gana un 83% menos

No prevé entrar en pérdidas este ejercicio de 2020

CaixaBank gana un 83% menos

Jordi Gual (derecha) y Gonzalo Gortázar, presidente y consejero delegado de CaixaBank

CaixaBank, el banco del grupo la Caixa, no prevé entrar en pérdidas este ejercicio de 2020 como consecuencia del impacto del coronavirus, aunque sí cree que experimentará una caída de sus resultados, según ha explicado este jueves en rueda de prensa telemática el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar. En esta línea, obtuvo en el primer trimestre de este 2020 un beneficio atribuido de 90 millones de euros, un 83,2% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, tras realizar una provisión extraordinaria de 400 millones por la afectación que podría tener el Covid-19 en los resultados futuros de la entidad.

El banco que preside Jordi Gual está en pleno funcionamiento desde la declaración del estado de alarma, con el 90% de la red abierta y "la prioridad de ofrecer servicios financieros esenciales al tiempo que protege la salud de empleados y clientes". Preguntado por cuál hubiera sido el beneficio del banco sin el impacto de estas provisiones, Gortázar ha indicado que se hubiera situado en unos 364 millones, un 31,7% inferior a los 533 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio 2019.

Por otro lado, en una nota de prensa de CaixaBank, aseguran que cuentan "con unos altos niveles de liquidez y solvencia" para atender a la nueva demanda de crédito en la mejor posición. Los activos líquidos totales se sitúan en 96.227 millones de euros, con un crecimiento de 6.800 millones de euros en el trimestre. "Asimismo, los niveles de capital se consolidan en niveles altos, muy por encima de lo requerido, y la ratio de morosidad se mantiene en niveles muy reducidos", añaden.

“El Covid-19 es una realidad, y es una realidad que los resultados caerán", ha comentado el consejero delegado de CaixaBank. En concreto, estas provisiones de 400 millones están destinadas a cubrir "pérdidas crediticias", principalmente de pymes y autónomos, que son los más afectados por la crisis del coronavirus. "A 30 de abril la visibilidad sobre la crisis y su impacto es reducida y hemos optado por ser muy prudentes y empezar a hacer hucha y provisiones. Estos segmentos nos generarán pérdidas en el futuro", ha añadido.

Respecto al impacto que esta situación puede tener en la morosidad, que actualmente se sitúa en una ratio del 3,6%, Gortázar prevé cerrar 2020 "por encima del 4% y claramente por debajo del 5%", a gran distancia de los máximos del 11% alcanzados en la anterior crisis económica de 2008.

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad