Publicidad
Economía · 17 de Octubre de 2012. 22:39h.

El primer banco chino 'desembarca' en Barcelona

El ICBC abrirá una oficina en la capital catalana a finales de noviembre

El primer banco chino 'desembarca' en Barcelona

Imagen del ICBC en Pekín

El primer banco de China, el ICBC (Industrial & Commercial Bank of China), abrirá una delegación en Barcelona a finales del próximo mes de noviembre. La decisión del ICBC se produce después de las relaciones mantenidas con el banco durante el viaje que realizado a China por el alcalde, Xavier Trias, entre los días 11 y 18 del pasado mes de julio.

Trias encabezó una misión desplazada al país asiático con el objetivo de captar nuevas inversiones para la ciudad, en la que también participaron el Consorcio de la Zona Franca, el Puerto de Barcelona, la Fira de Barcelona, la Cámara de Comercio y Barcelona Regional. Se mantuvieron contactos no sólo con el ICBC, sino también con responsables de corporaciones industriales y financieras, como CCIC; la empresa estatal China de Certificaciones e Inspecciones, y la China Railway Construction Corporation (CRCC).

Este banco es el más grande de China y el mayor banco del mundo por capitalización de mercado. Asimismo, es uno de los cuatro grandes bancos comerciales de propiedad estatal (los otros tres son el Banco de China, el Banco Agrícola de China, y el Banco de Construcción de China). Es también el banco más rentable del mundo. Su primera sucursal en España se abrió en 2011 en el centro de Madrid. En Europa tiene oficinas en Amsterdam, Bruselas, Milán y París.

Directivos del banco se han desplazado recientemente a Barcelona para concretar los detalles de la operación. En este sentido, el ICBC ha adquirido un local de 850 metros cuadrados en el Eixample de Barcelona, entre el paseo Sant Joan y la calle Casp, para instalar su delegación. Tanto en Madrid como en Barcelona, el banco aglutina en un mismo espacio la sucursal de atención al público -particulares y empresas- y las oficinas administrativas.

Con el objetivo de planificar el asunto,  Trias, junto con el tercer teniente de alcalde, Antoni Vives, y el director de Relaciones Internacionales del Ayuntamiento, Joaquim Llimona, se han reunido con una delegación del banco chino, que han encabezado Wei Liu, director de el ICBC España, y Leon Pang, director del ICBC Barcelona. 

La llegada del ICBC a Barcelona se produce para atender a las relaciones económicas entre la capital catalana y los grupos chinos. En esta línea, y como ejemplo, hay que tener en cuenta la reciente inauguración de una nueva plataforma de contenedores del muelle Prat del Puerto de Barcelona, construida y operada por Tercat, filial del grupo chino Hutchison Port Holdings (HPH).

Aunque HPH no suele detallar el volumen de sus inversiones, ha previsto dedicar a este proyecto alrededor de 500 millones de euros, de los que 300 millones corresponden a la primera fase. Es la mayor operación en curso del Puerto y una de las más grandes en el sector de los contenedores a escala mundial.


El grupo HPH es el líder mundial en este tipo de tráfico, y opera en 315 muelles de 52 puertos de 26 países. Los puertos chinos -con los que Barcelona se conecta- son los líderes mundiales del sector. En 2011, nueve de ellos estaban en la lista de los 20 primeros del mundo, con Shanghai a la cabeza y Hong Kong y Shenzhen en posiciones destacadas. Uno de cada cuatro contenedores que pasan por el puerto de Barcelona tiene a China como origen o destino.

Al margen de esta operación concreta, la instalación del ICBC en Barcelona servirá para dar mayor agilidad a la aplicación de las numerosas relaciones comerciales existentes entre la capital catalana y China. En relación con este asunto, Barcelona está desarrollando una Medida de Gobierno destinada a potenciar las relaciones bilaterales con China

Un reflejo de la importancia de las relaciones económicas entre Barcelona y el país asiático es el hecho de que la ciudad catalana acogerá del 8 al 10 de noviembre la segunda edición del China at Barcelona Summit, un encuentro de las principales agencias de inversión y empresas chinas.

Ese evento servirá para explicar a los inversores chinos las ventajas de la capital catalana como puerta de entrada a Europa y el Mediterráneo. La iniciativa contará con la participación de empresas y agencias de inversión de las ciudades de Guangdong, Shanghai, Shandong y de la provincia de Chongqing.

Las relaciones con China no son exclusivamente comerciales. Así, en enero se celebró, en el Moll de la Fusta, la segunda edición del Año Chino: tres días de actividades gastronómicas, lúdicas y culturales sobre la historia y la cultura chinas. El Año Nuevo Chino en Barcelona está organizado por la Unión de Asociaciones Chinas en Catalunya, con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, con el apoyo de diversos patrocinadores.

Publicidad
Publicidad

9 Comentarios

Publicidad
#6 guillem, bcn, 18/10/2012 - 09:22

Ho estic desitjant: bancs i asseguradores xineses que es menjin el mercat català i espanyol. Em fa mania, tinc por d'intoxicar-me, entrar en una botiga de xinessos, però amb aquests serveis intangibles, podrem acomiadar-nos de les sangoneres pàtries santander, la caixa, bbva, cat occidente...

#5 alroes, Barcelona, 18/10/2012 - 08:33

ara podran rentar els diners de les màfies xineses amb més facilitat no l'hauran de dur en contenidors

#4 Ben, Reus, 18/10/2012 - 08:17

Es veu que als xinesos, a diferència dels empresaris espanyols que remenen les cireres, i el BOE, des de fa dècades, no els espanta la independència de Catalunya.

#3 Alberto, Badalona, 17/10/2012 - 23:53

Bien venido sea, seguro que nos cobra menos comisiones, trabaja más horas y nos asesora mejor para pagar menos impuestos, ¿los españoles podremos abrir cuentas o es sólo para ciudadanos chinos?

#3.1 Miquel, Badalona, 18/10/2012 - 16:37

Parece que solo es para chinos y españoles con hepatitis.

#2 seneca, Barcelona, 17/10/2012 - 23:35

Ir a mendigar inversiones para que al final se instale un banco es un insulto. Un banco no es economia productiva sino especulativa, per se. Parecemos idiotas. Que atraigan fabricas. Inutiles.