Publicidad
Economía · 1 de Febrero de 2019. 12:52h.

El TSB y la regulación de activos lastran el resultado del Sabadell

En 2018 ganó 328 millones, un 54,2% menos que en 2017

El TSB y la regulación de activos lastran el resultado del Sabadell

Josep Oliu (derecha) y Jaume Guardiola, presidente y consejero delegado del Banco Sabadell

Banco Sabadell ganó 328,1 millones de euros en 2018, un 54,2% menos que en 2017, por los problemas de la migración tecnológica de su filial británica TSB y al haber asumido también costes extraordinarios para culminar la limpieza de su balance. El banco que preside Josep Oliu, y que tiene a Jaume Guardiola como consejero delegado, presentó unos resultados que indican que ambos factores supusieron impactos extraordinarios de 637,1 millones de euros.

El resultado también se explica porque destinó 1.320,4 millones a provisiones y a que apenas generó plusvalías por ventas de activos por 2,5 millones, frente a los 432,7 millones de 2017. Sin los atípicos, el beneficio neto del grupo habría crecido un 9,6%, hasta alcanzar los 783,3 millones. Dejando al margen a TSB, el Sabadell habría ganado 568 millones de euros en 2018.

El margen de intereses, que refleja la evolución del negocio típicamente bancario, subió en 2018 un 0,3%, hasta los 3.675,2 millones de euros. A pesar de que las comisiones netas aumentaron un 9,5%, hasta los 1.335,3 millones, el margen bruto, que mide la relación entre ingresos y costes financieros, cayó un 10%, hasta situarse en 5.010,2 millones, afectado por factores como los menores resultados de las operaciones financieras (-59%) o por la menor aportación de dividendos por participaciones (-79%).

Por otra parte, los gastos de explotación aumentaron un 8,9%, hasta los 2.920,4 millones y los costes no recurrentes se quintuplicaron, hasta los 291,5 millones debido, principalmente, a los problemas de la migración tecnológica de TSB.

Durante la presentación de resultados anuales de la entidad, Oliu ha afirmado que “pensamos que sería un paseo militar, y ha sido una batalla que nos ha costado bastante dinero, pero que al final hemos ganado. La migración de TSB fue complicada, pero afortunadamente eso es historia”.

Además, Oliu ha alejado los rumores sobre la posibilidad de comprar Bankia, asegurando que la entidad no pretende efectuar ninguna operación para crecer de manera inorgánica en los próximos años.

Publicidad

0 Comentarios

Publicidad